Aceite de coco para cocinar

El aceite de coco es uno de los productos más famosos que hay en el ámbito de la belleza debido a todos los aportes positivos que éste trae para el cuidado de nuestra piel. Desde lucir un cabello sedoso, brilloso y libre de caspa hasta para suavizar nuestros talones resecos, posee propiedades que brinda múltiples beneficios y desde su descubrimiento muchas tiendas cosméticas no han dejado de promocionar artículos para su venta. El aceite de coco para cocinar es ideal para aportar un valor nutricional a nuestros alimentos.

Sin embargo con esta nueva era del internet donde solemos ver a influencers recomendar de todo para mejorar nuestro estilo de vida o simplemente seguir alguna nueva moda, ha llegado una forma “revolucionaria” en la que muchas personas han empezado a usar el aceite de coco más allá de aplicarlo en su piel, ahora este mismo aceite podemos conseguirlo en las alacenas de nuestra cocina. Así es, el aceite de coco ahora es utilizado como un ingrediente más en nuestras cocinas convirtiéndose en algo totalmente normal para quienes lo consumen.

De artículo de belleza a nuestra cocina

El aceite de coco que usas para el cabello es exactamente el mismo que puedes emplear para la cocina. Claro, hay muchas tiendas que te pueden vender este producto con diferentes propósitos en especial el aceite de coco extra virgen que puedes conseguir en muchas tiendas naturistas o mercados especializados. Por lo que si gustas obtener este producto separado de sus fines puedes conseguirlo sin problema alguno, pero ten en cuenta que el que usarías estrictamente para cocinar lo puedes emplear sin problema alguno para tu cabello y tu piel.

Aceite de coco para cocinar

Lo básico del aceite de coco

Conocido también como manteca de coco, este producto es un aceite vegetal sacado de la pulpa del coco y es considerado una sustancia grasa debido a que su extracción contiene al menos un 90% de grasas saturadas. Estos ácidos grasos que posee este aceite vienen acompañados del ácido palmítico, ácido caprílico, ácido láurico, entre otros. La vitamina E también está presente en su composición, por lo que no es raro asociar su uso con el embellecimiento de la piel.

En el caso de la cocina muchos alegan que este aceite es uno de los mejores acompañantes para dar sazón a los platos, alegan que es mejor que el clásico y recurrido aceite de oliva extra virgen que todo amante de la buena cocina siempre tiene entre sus pertenencias. El aceite de coco cuando se expone al calor o se cocina en sí tiende dar un sabor almendrado y dulce, algo que en definitiva no logra hacer nuestro maravilloso aceite de oliva por más práctico que sea.

Riesgo para la salud

Sin embargo, desde que el aceite de coco se ha impuesto como un ingrediente en la cocina no todos están a favor de él, debido a que aseguran que puede ser perjudicial para la salud, pudiendo ocasionar problemas con el colesterol y fomentar la aparición de enfermedades cardiovasculares. Por otro lado existen personas que aun sabiendo los riesgos que éste podría traer aseguran que su consumo regulado y consciente puede traer múltiples beneficios a nuestra salud y llevar una nueva forma de comidas “balanceadas” a nuestra mesa.

Aceite de coco para cocinar

¿Es buena o es mala entonces?

El consumo en exceso siempre será malo para nuestra salud, y usar el aceite de coco excesivamente no será la excepción por más beneficios que pueda traernos a nuestro cuerpo. De hecho, muchos nutricionistas recomiendan tan solo usar unos gramos de este aceite al día ya que la American Heart Association recomienda tan solo el 5% de calorías provengan de grasas saturadas y la manteca de coco está compuesta casi en su totalidad por este tipo de grasas.

Muchos conscientes de no “satanizar” el uso de este aceite aseguran que en realidad no es tan malo como lo puede ser la mantequilla pero definitivamente no será tan bueno como lo puede ser el aceite de oliva. Si se trata de implementarlo en la cocción muchos recomiendan que desistan del aceite de coco y usen mejor el aceite de oliva, debido a que en altas temperaturas el aceite de coco no desaparece los compuestos que hacen que el colesterol “malo” se eleve en nuestro organismo.

Lo bueno del aceite de coco

Cuando se tiene la noción del consumo de calorías necesarias en el organismo, el aceite de coco para cocinar podría resultar ser un buen aliado en nuestra dieta. Todo esto se debe a que en la composición de las grasas saturadas este contiene por igual tanto como colesterol “bueno” como colesterol “malo”.  Si se elimina las calorías que podrían brindarnos otros alimentos y añadimos la porción de aceite de coco necesario a nuestras vidas esto podría incluso a llevar a bajar de peso, pero todo dependerá de la cantidad que empleemos en nuestros alimentos.

Consulta antes de incorporarlo a tu dieta

Aunque si se trata de preferencias los especialistas recomiendan evitar absolutamente el aceite de coco en nuestras comidas y dejar que este ingrediente solo se remita para nuestras rutinas de belleza usándolo externamente en nuestra piel. Recuerda que cada cuerpo es un universo y si es dejarnos llevar por las palabras de algún “gurú” o famoso, todos los alimentos nos convendrían, así que si deseas incorporar el aceite de coco a tu dieta lo ideal es que lo consultes primero con un especialista, preferiblemente un nutricionista, para que pueda guiarte en lo posible y que logres adaptar este producto según tus necesidades y disponibilidades.

Aceite de coco para cocinar

Cómo lo puedo usar

Si usas el aceite de coco para cocinar con regularidad, más allá de los beneficios en nuestra salud, podrás otorgarle a tus comidas una nueva sensación a tu paladar. Hay quienes en lugar de utilizar la mantequilla la reemplazan con un poco de manteca de coco en las tostadas, con tan solo un poco podrás saborear la diferencia.

Incluso los más arriesgados aseguran que este aceite es perfecto para endulzar el café, especialmente cuando está derretido sin embargo si quieres reducir el consumo de azúcares lo ideal es tomar esta bebida caliente sin ningún aditivo, además que los verdaderos baristas y amantes del café saben que así se debe de tomar una buena taza de este suculento grano marrón.

Puedes usar el aceite de coco para aderezar tus ensaladas, cocinar tus palomitas de maíz, engrasar los sartenes, confeccionar pastelitos, y un sinfín de recetas que puedes crear a base de este ingrediente. Tan solo recuerda consumirlo con moderación y acuérdate de sus puntos negativos.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *